Normal 5 de Mayo | Mensaje del Director
15597
page-template-default,page,page-id-15597,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Mensaje del Director

Mensaje:

Las pequeñas causas como las arenas del desierto… pueden cubrir en su pequeñez el más extenso de los palacios y hacer que en unos pocos años tales palacios ya no existan.


Pero también pueden ser como las estrellas del firmamento, pueden cubrir cualquier horizonte y así convertirlo en verdadera esperanza de vida para cualquiera.


Es decir las pequeñas causas son tantas, que superan cualquier imaginación humana, nadie podría creer que son tantas, y sin embargo así es.


Las pequeñas causas son las que alientan la vida de las existencias anónimas, ésas que no aparecen en las páginas de los diarios de los grandes héroes.


Pero esas pequeñas causas son las que pueden devolver la vista a los ciegos, hacer caminar a los cojos, o simplemente convertir a alguien en un nuevo ser.


El hombre común no siempre ve las pequeñas causas que son vitales para quienes lo rodean, el hombre sabio no sólo las ve… sino alienta a los demás para no ignorarlas y siempre sabe donde están.


Esa categoría de hombre sabe que las pequeñas causas no deben perderse… ¡que una sola no debe perderse! porque una sola que se pierda rompe la armonía del universo porque son parte de un todo ¡que a todos compete!


Sirvan estas reflexiones para decirles que la nuestra… es una de esas pequeñas causas regadas sobre la inmensidad de las circunstancias de la vida…

La lectura
hace al hombre completo

La conversación
lo hace agil

El escribir
lo hace preciso.